http://www.primiciachiapas.com.mx

PALENQUE. Esta mañana por las principales calles de Palenque se manifestaron un aproximado de 50 líderes de iglesias de 5 municipios de la zona norte de Chiapas, en protesta por las agresiones sufridas por parte de integrantes de la iglesia presbiteriana en la comunidad de Jerusalén perteneciente al municipio de Salto de Agua.

Los manifestantes de los municipios de Salto de Agua, Palenque, Catazaja, Tila y Ya jalón, se manifestaron en apoyo de la iglesia Ebenhezer que tiene más de 20 años de estar funcionando en dicha comunidad y que en la actualidad ha sido atacada perjudicando a poco más de 35 familias profesantes de dicha religión.

Quienes han estado originando el conflicto -de acuerdo a información proporcionada por los manifestantes-son el comisariado ejidal y autoridades de la comunidad han ocasionado percances como el sucedido el pasado 15 de diciembre en donde cerca de 10 policías rurales armados con machetes, palos, piedras y blanquillos, irrumpieron una campaña evangelista sembrando el caos entre más de mil personas que se encontraban en el lugar entre ellos menores de edad adultos mayores.

“Durante el día 15 de diciembre el segundo día de nuestra campaña, los policías llegaron hasta donde estábamos celebrando el culto y con los machetes cortaron la soga que sostenía la lona amenazando con hacernos daño y lanzando huevos por todos lados, por lo que salimos corriendo y muchas mujeres con sus niños, cayeron al suelo lastimándose algunas de ellas”, señalaron los manifestantes.

La situación se agudizo días previos cuando las autoridades ejidales habían citado al pastor de la iglesia, pero este decidió enviar a tres representantes quienes al momento de arribar al lugar citado fueron agredidos, golpeando y rompiendo la ropa de una mujer que había acudido a la plática por lo que exigen la inmediata atención de las autoridades de gobierno del estado, para que intervengan lo antes posible evitar un conflicto similar a lo ocurrido hace 24 años en la comunidad de Acteal.

Los manifestantes se trasladaron a las instalaciones de la subsecretaría de gobierno para entregar un oficio enviado al gobernador Manuel Velasco para que tome cartas en el asunto y les permitan ejercer su libertad de culto, puesto que hasta el acceso a la capilla les han restringido.