http://www.primiciachiapas.com.mx
Mario Gómez

La mañana del sábado el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, hizo  público su pronunciamiento por amenazas hechas en contra de integrantes de ese movimiento derivado de los hechos violentos suscitados en el ejido Nuevo Petalcingo (antes finca Jojpaguchil), en una extensión de tierra de carácter comunal dentro del mismo ejido de Petalcingo, Tila.

De acuerdo a los voceros del FNLS, los recientes eventos ocurridos el jueves y viernes han violentado sus derechos humanos y el derecho a la tierra de ejidatarios del nuevo predio donde algunos miembros de su movimiento forman parte de los beneficiarios pero que han sido hostigados, perseguidos y hasta amenazas de desaparecerlos por parte de Carlos Gómez López y Francisco Cruz Gómez, personas quienes han comprobado según dijeron sus actos de violencia donde además existe el robo de maíz  café en las parcelas y casas de los integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, en el que también existe abuso de autoridad, saqueo de recursos naturales, destrozos de maquinaria ( como se aprecian en las fotos), que estaban en manos de Fidel Reinaldo Ozuna Hernández donado por Nicolás Vázquez Torres legítimo dueño en su momento.

Consideraron arbitrario lo ocurrido el 30 de marzo en el ejido Nuevo Petalcingo, en contra de José Guadalupe Pérez Pérez, padre de sus compañeros de lucha, Juan Antonio Pérez Gómez, José Manuel Pérez Gómez y  Rafael Pérez Gómez, quienes junto a otros ejidatarios fueron despojados de sus tierras de manera arbitraria violentándoles sus derechos constitucionales y humanos por parte de Carlos Gómez López y Francisco Cruz Gómez, que han provocado la mayor cantidad de violencia incluyendo el robo, destrozos de chozas, amenazas verbales de muerte de manera personal al grado de actuar como paramilitares en el ejido Petalcingo, por lo que les responsabilizaron a ellos y los hijos de los provocadores así como de las autoridades regionales y estatales de lo que pudiera ocurrirles exigiendo de inmediato una pronta intervención para desarticular a quienes hoy son promotores de la muerte.