DSC_1404_898x600

 

http://www.primiciachiapas.com.mx

Minerva López González

 

PALENQUE. Considerado como uno de los museos arqueológicos más importantes en la región Maya, el Museo de Sitio de Palenque Alberto Ruz L´Huillier, reúne más de 234 piezas, procedentes de distintas áreas de la ciudad de Palenque, obras que atestiguan con particular nitidez, las expresiones estéticas generadas por el poder dinástico de esta antigua urbe.

 

Se puede profundizar en la creencia de las costumbres que fundamentaron la vida palencana; las piezas que se reúnen en este sitio resultan de gran conocimiento de las personas que lo visitan.

 

En el Museo, existen desde las pequeñas figurillas hasta los tableros que pertenecieron a los grandes edificios, todo es una expresión de una sociedad que desapareció hace más de mil años, dejando sólo sus vestigios.

 

Según las investigaciones, los líderes de Palenque, aseguraban, que su linaje proviene desde los tiempos míticos, de lo cual realizaron varias inscripciones, dibujos y glifos para ser preservados en la historia y las generaciones.

 

Algunos de los tableros que se encuentran en el Museo, denotan la profunda religiosidad, la cual fuera, una característica más notable de los palencanos, creencias que se manifiestan en las inscripciones.

 

Por otro lado, uno de los más importantes objetos que se tienen en el Museo de Sitio, son los portaincensarios, provenientes del corazón de la ciudad ceremonial, los cuales fueron decorados con imágenes de dioses y antepasados.

 

De igual forma se pueden encontrar máscaras, collares y pectorales, que acompañaban a los muertos en su travesía a otra vida, según sus creencias; sus ornamentos estaban elaborados de conchas, coral y jadeíta, un signo de la riqueza de los gobernantes.

 

Entre los tableros que se encuentran en exposición, estos revelan el nacimiento, entronización y rituales de los reyes, asociados con elementos míticos que ejercían su calidad jerárquica entorno al trono.

 

Muchas de las piezas más raras, fueron utilizadas para invocación de los ancestros y dioses, así como para quema y ofrenda de sangre.

 

En un recorrido, nos encontramos con la máscara de K’inich Janaab’ Pakal, el cual reinó desde el año 615 al 683 de nuestra era; de igual forma se encuentra la réplica de la cámara mortuoria que fue descubierta en el Templo de las Inscripciones; esta tumba elaborada con alta tecnología, permite un acercamiento a los labrados que fueron realizados con maestría, y que señalan los ciclos de la muerte y la vida, tocando el hilo de la inmortalidad, no dejes de visitar este importante Museo de Sitio en Palenque.