CA73E6F0-C0BB-4DDF-BBA9-0ABD68A61DAFhttp://www.primiciachiapas.com.mx

A. Marroquín

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Los chiapanecos que adquieren gasolinas en el estado pagan aproximadamente ocho pesos de impuestos por cada litro de compra, contribución que cubre más del 40 por ciento de lo pagado, indicaron analistas en finanzas.

A esto, René Cruz Montalvo, docente e investigador de la Escuela Bancaria y Comercial Chiapas (EBC), señaló que actualmente cada usuario paga ocho pesos del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) por cada litro de compra.

“Actualmente, el usuario paga casi ocho pesos de impuestos por cada litro de combustible comprado, de este monto tres pesos son de IVA y poco más de cuatro pesos son IEPS”, dijo.

Precisó que de acuerdo con el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, la única manera para lograr que el precio de las gasolinas baje, es que pueda ajustarse la tasa de referencia del IEPS.

Agregó que el impuesto es un gravamen que se paga por la producción de diferentes productos como la gasolina, el licor, la cerveza y el tabaco, donde por combustibles las empresas expendedoras cobran este impuesto a sus clientes, por lo que es un factor que determina el costo final, aunado con los demás impuestos que debe pagar cualquier empresa en México.

El analista destacó que si bien la gasolina bajaría un poco su precio si se modifica el IEPS, lo preocupante sería el boquete fiscal que se produciría en el presupuesto nacional. Pues Hacienda dejaría de recaudar grandes cifras obtenidas por este impuesto.

René Cruz, explicó que son cuatro factores los que determinan el costo final por litro de gasolina para los usuarios, de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), además de los impuestos, están los precios de referencia internacional del petróleo, los costos de transporte de los combustibles por su región y el margen de utilidad.

El especialista señaló que el margen de utilidad, también podría representar una opción para reducir el precio de las gasolinas, pero tendría que ir anudado a una mejor negociación de los costos por transporte y distribución, para que los empresarios estén dispuestos a reducir un poco sus utilidades con tal de ofrecer precios más atractivos.